RSS

Propuesta del gobierno para que no tenga que ser un farmaceútico el dueño de una farmacia

13 Ene

El Ministerio de Economía debería dar marcha atrás y aparcar a un lado el último borrador de servicios profesionales que empezó a divulgarse el día de los inocentes. La liberalización de las farmacias que plantea, al suprimir la reserva exclusiva de la propiedad y titularidad de las farmacias para el farmacéutico, constituye una bomba de relojería que ni pide Europa, ni contribuye a aumentar la competitividad de nuestra dañada economía, ni mejora la salud de los ciudadanos. Más bien, al contrario. Con esta decisión, el Gobierno no gana nada y pierde todo. Pierde definitivamente el apoyo de los boticarios, que ya vienen sufriendo el desastre de los impagos. Y pierde, o hace perder a los españoles, una red modélica que pivota sobre más de 22.000 profesionales universitarios, y que es capaz de poner en cualquier lugar del país, por remoto que sea, el medicamento más raro que se necesite, aunque su distribución carezca de rentabilidad. Algo ejemplar que estallaría por los aires si se diera entrada a las grandes multinacionales de la distribución, lo que parece perseguir el proyecto. Con el texto, podrían convertirse en dueños de una o de centenares de farmacias un abogado ruso, un fondo de capital riesgo, el accionista mayoritario de un cadena de centros comerciales o un ciudadano chino, con el único requisito de que mantengan al frente de los establecimientos, como asalariados, a los boticarios. Como quiera que las propias farmacias sostienen el actual régimen de distribución de los fármacos en régimen de cooperativas, el cambio implicaría aparcar a un lado el principio de solidaridad por el de la búsqueda de beneficio, por lo que sería difícil que algunos productos llegaran a zonas rurales, al no ser rentable su reparto. Como ministra de Sanidad, Ana Mato tiene que pleitear con Luis de Guindos para que el proyecto se anule. Y debe contar con la ayuda de Ana Pastor, quien resaltó en la campaña electoral la apuesta del PP por el modelo mediterráneo de farmacia. El texto, además, no ayudaría a rebajar el precio de las medicinas, pues en España el mercado está regulado.El precio de los medicamentos lo fija el gobierno. Y cada mes bajan de precio varios grupos de medicamentos al ir caducando sus patentes. Así pej un Omeprazol que hace 10 años valía 36€ ahora vale 2,42. Por lo que la excusa de liberar las farmacias para ser competitivos es una mentira fácil de ciertos grupos ” poderosos extranjeros mayoritariamente” que hay detrás para destruir el modelo mediterráneo de farmacia que siempre ha funcionado tan bien.
(Fuente: Sergio Alonso: el mundo.es)

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 13 enero, 2013 en Noticias de actualidad

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: